Buen@s dias,tardes o noches.Este como sabeis es mi blog ya que habeis entrado por voluntad y en el que descubrireis mi habilidosa faceta para el tema de escribir y tomar opiniones sobre cosas que se me planteen.

lunes, enero 30, 2006

Ramón Campayo

Ramón Campayo posee una mente extraordinaria. Capaz de memorizar una serie de 23.000 palabras oyéndolas una sola vez y de reproducir un número de 40 dígitos después de mirarlo tan solo un segundo. Además ha desarrollado un método sencillo para que nuestra mente progrese a límites que desconocemos por eso os hablo de un libro escrito por el “Desarrolla una mente prodigiosa” en el que se encuentran métodos de lectura fotográfica, sistema general de estudio, técnicas para esquematizar, estrategias para responder exámenes orales o de test empleando la intuición, así como recomendaciones sobre la alimentación del estudiante y como afrontar la víspera de un examen.
Yo os voy a copiar un trozo de este libro sobre los exámenes.

LOS EXÁMENES:
Miedo al fracaso: Cuando se está haciendo un examen, la suerte esta echada, y en ese momento, ya no somos responsables de nada. Lo fuimos cuando nos lo preparamos o nos la dejamos de preparar, pero en el momento de la verdad ya no deberíamos echarnos nada en cara, sino relajarnos, disfrutar del examen y dejar que nuestro conocimiento fluya con normalidad.
El miedo al fracaso durante un examen viene porque se piensa, que suspender es malo. Si evitamos valorar excesivamente los exámenes y dejarlos de asociar con el éxito y con el fracaso, estos dejaran de forma automática de producirnos miedo, lo cual hará que obtengamos mejores resultados.
En definitiva: tenderá a generarse un estado de alerta, incluso de fobia, en la mente subconsciente del alumno que haya decidido valorar excesivamente los posibles resultados de un examen.

Aprobar es bueno: aprobar o suspender un examen ni es bueno ni es malo. Quizá se aprenda más para el futuro, a medio o a largo plazo, y nos ayude a motivarnos más, el hecho de haber tenido que enfrentarnos con un suspenso en alguna ocasión.
Quizá a corto plazo parezca bueno aprobar los exámenes a cualquier precio aunque no nos lo merezcamos. Pero ¿no os parece más sensato estudiar con una buena técnica en la época estudiantil, ganar una práctica magistral en la preparación y memorización de los temas y perder definitivamente el miedo a realizar los exámenes?
Conseguiríamos años estupendos de práctica, adquisición de conocimientos y entrenamiento completo, lo cual nos abrirá el día de mañana las puertas a nuestro futuro, por medio de realización de una oposición como mediante el fácil acceso a un puesto de trabajo que sea un reflejo de lo que hayamos estudiado, pues nos habremos convertidos en expertos.

Esto es una pequeña información de lo que tiene este libro.
Estoy abierto a cualquier comentario.

4 Comments:

Blogger Enrique P. Mesa García said...

Peligroso.
1.- Tener buena memoria es distinto a tener una mente prodigiosa.
2.- Tener una mente prodigosa es distinto a tener buenas teorías.
3.- Es bueno ponerse en tensión en los exámenes. Otra cosa es no saber controlar la tensión.

11:39 p. m.

 
Blogger Adr1 said...

¿por que es mejor ponerse en tension? Relajado te saldran los conocimientos mejor

9:32 a. m.

 
Blogger Sergio said...

La ESO es la base de nuestros estudios. que seamos expertos o no lo determina la carrera, módulo, ...

9:06 p. m.

 
Anonymous Josema said...

1.-Tener el control de tu mente te permite entre otras cosas memorizar. Memorizar a gran velocidad y manteniendo la información durante el tiempo que te interese va muy bien para los estudios y otras muchas situaciones.
2.-Controlando tu mente podrás aplicar fácilmente las teorías, que por otro lado nunca podrás aplicar si no las conoces.
3.-Cuando juegas al trivial los conocimientos fluyen porque no hay nervios, no esperas resultados y sin embargo llegas a contestar preguntas que seguramente no acertarías en un examen con nervios.

Teniendo el control de tu mente tendrás, sin duda, una mente prodigiosa.

1:54 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home