Buen@s dias,tardes o noches.Este como sabeis es mi blog ya que habeis entrado por voluntad y en el que descubrireis mi habilidosa faceta para el tema de escribir y tomar opiniones sobre cosas que se me planteen.

lunes, enero 30, 2006

El sobre

Eran las 4 de la tarde, verano y la cocina apestaba al olor de la basura caliente que acentúa ese efecto, ante esta situación mi madre rápidamente y como de costumbre me mandó bajar la basura a los cubos de la otra manzana. Yo iba con la con la parsimonia común de después de haber comido con tranquilidad. Andaba solo por la calle en busca de los cubos malolientes. Ya había llegado, abrí la tapa y me disponía a lanzar la bolsa como de costumbre cuando al mismo tiempo de lanzar la bolsa pise algo abultado, mire hacia abajo y contemple un sobre blanco bastante grande, era como un correo domiciliario porque llevaba una pequeña etiqueta con una dirección. Al ver esta situación decidí coger el sobre y llevármelo a mi casa para poder abrirlo e investigar con más seguridad.
Llegué a mi casa media hora después de mi salida, me gusta dar una vuelta por la sombra en las tardes de verano, retomando, mi madre se encontraba tumbada en el sofá viendo la tele, yo aproveche lo visto, deje las llaves y corriendo me metí en la habitación con sigilo y con la intención de que no me molestase nadie por le que también cerré la puerta. Saque el sobre de debajo de mi brazo, sus laterales estaban pegados y con impaciencia cogí un cooter y abrí, inexplicablemente y muy despacio por mi gran sorpresa extraje dos fajos en los que había billetes de 100 y 200€ y la suma era mayor en el interior, en ese mismo momento me vino una ráfaga de felicidad pero se enfrentaba con el saber de que aquel dinero no era mío, aparte de estas inquietudes en mi desierto de ideas preferí seguir sacando todo el contenido del sobre, cuando ya había sacado la totalidad del dinero me encontré con una nota la contemplé y leí : “Lo único que te digo es que tengas suerte con este dinero que he podido reunir por y para ti y que sea utilizado como es debido”, esto era el escrito de la nota, encumbró mi despiste y el no saber que hacer llevándome a la ignorancia del futuro del sobre.
Tras una larga reflexión personal volví a coger el sobre y aunque sabía que estaba mal metí todo el dinero que anteriormente estaba dentro menos 500€ que los guarde en el cajón del escritorio.
Retomé mis planes y después de salir de casa y dejar a mi madre descansando miré la dirección de la etiqueta del sobre y sin pensar me adentré en la boca del metro. En el transcurso del viaje sabía que estaba haciendo bien pero que pecaba de ... Era mi parada, Alto del Arenal, subí las escaleras y llegué al barrio obrero en el que vivía mi blanco. Invertí bastante tiempo en buscar la dirección hasta que al fin tras dar numerosas vueltas di con el sitio correcto. Toqué dos veces el telefonillo hasta que respondió una voz joven, yo no había pensado que responder por lo que conteste : “Cartero comercial, por favor”, el chico inocentemente abrió la puerta, subí las escaleras a cien por hora y nervioso pensando en mi discurso pero llegué a la puerta muy rápido y tuve que llamar sino quería que me comiese la angustia.
-Eeeehhh ... Hola, me parece que esto es tuyo.
-¿Cómo?
-Si, toma coge en serio.
-Vale ...Dios mio, pero no puede ser, creía que estaba todo perdido.¿De dónde lo has sacado?
-En unos cubos de basura, lo cogí y al ver todo el dinero decidí buscarte.
-Oye muchas gracias no sé como agradecértelo. Toma, quiero que sea tuyo.
-No, en serio no quiero dinero ha sido todo por voluntad.No sé si habría obrado bien del todo pero así son las cosas y las personas, cada uno es diferente.